María Naidich




Piedras Blandas es una instalación escultórica fabulativa compuesta por un ensamblaje de objetos que sugieren algunos de los paisajes de la localidad ficticia de Piedras Blandas y a su vez, se presentan como un registro arqueológico de esa localidad. Se trata de objetos producidos por la artista; cuencos de vidrio termoformado, pequeñas piezas de cerámica de alta temperatura y otros tantos encontrados como piedras, bloques de construcción, conchas y plásticos. En la puesta en escena, los materiales son concebidos como aguas y piedras, únicxs seres que habitan Piedras Blandas. La instalación está acompañada por un expediente que contiene un registro de todxs lxs seres de Piedras Blandas, renombradxs a partir de un sistema de nomenclaturas poéticas.

… Hay varios tipos de estxs seres y todxs están vivxs: piedras manufacturadas, piedras hermanas, piedras-agua, piedras que conversan entre ellas. Aguas blancas, aguas sutiles, aguas volátiles, aguas onduladas, aguas viajeras, aguas profundas, aguas sólidas, aguas-piedra, aguas fosilizadas, fósiles de agua, espejos de agua, etc. En este lugar la materia de las piedras y el agua fluctúan entre sí y no hay fronteras entre lo líquido y lo sólido…


Piedras Blandas se encuentra atctualmente expuesta en la Oficina de acompañamientos artísticos Tlaxcala 3 en la Ciudad de México hasta el 27 de octubre de 2022. El proyecto ha sido generosamente acompañado por el curador  y gestor cultural Alí Cotero. Puedes leer sobre este proyecto en el número 6 de la revista BLOQUE.



Piedras Blandas es un proyecto desarrollado con el apoyo del Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales de la Secretaría de Cultura.


Fotografías de registro por Liberta Romano y Marianne Wasowska. Fotografías del expediente por María Naidich